termita y carcoma

Las 7 diferencias entre termita y carcoma

La termita y la carcoma son ambos insectos xilófagos, animales que se alimentan de madera, aunque son muy diferentes y suelen confundirse. Te traemos las siete principales diferencias entre carcoma y termita con las que a partir de ahora podrás diferenciar fácilmente entre estos dos insectos que pueden ocasionar problemáticas plagas.

Morfología

Las termitas obreras tienen aspecto de hormiga blanca. Aunque existen diferentes especies, todas las termitas tienen seis patas, antenas, una cabeza bien diferenciada del resto del cuerpo y pueden tener o no alas.

La carcoma realmente son larvas de algunas especies de escarabajos por lo que su aspecto es muy distinto al de las termitas y es más parecido al de un pequeño gusano. Mientras están en esta etapa de su ciclo vital estos pequeños insectos no tienen patas, ni antenas, ni una cabeza diferenciada del resto del cuerpo.

Ciclo vital

Las termitas tienen un desarrollo hemimetábolo, con distintas etapas de crecimiento hasta llegar a la fase de adulto.

La carcoma es una larva de una de las etapas de los escarabajos xilófagos que tienen un tipo de desarrollo holometábolo. La forma anatómica de la carcoma es muy distinta del aspecto final que tendrá este insecto en su estadio adulto.

Signos de la infestación

Uno de los signos de una infestación de la termita es la presencia de alas en las proximidades de un termitero. Además, aunque prefieren mantenerse dentro de la madera, a veces las termitas pueden verse fuera del termitero.

termitas aladas

La carcoma no suele salir de la madera de la que se están alimentando. Los signos de una infestación de carcoma suelen ser el serrín que dejan junto a los agujeros que hacen en la madera. También son muy característicos y delata su presencia los agujeros que van dejando en la madera.

Ruido al comer

A las termitas no se les escucha comer y permanecen indetectables dentro de la madera. Necesitarás una herramienta especial como Termatrac para escucharlas mientras se alimentan y localizar su presencia.

A diferencia de las termitas, la carcoma hace ruido al masticar la madera. Puedes escucharlas si pegas el oído a una madera infestada por lo que es más fácil confirmar su presencia.

Dureza de la madera

Para las termitas cualquier zona de la madera es una buena candidata para convertirse en su alimento. Son capaces de masticar tanto las zonas más blandas de la madera como el duramen, como las zonas más duras, por lo que pueden ocasionar mayores daños en las estructuras.

La carcoma prefiere la albura, la parte más blanda de la madera. Por eso estas larvas de escarabajos van construyendo túneles en las vigas o muebles de madera evitando las partes duras.

carcoma de la madera

Digestión de la madera

Las termitas no pueden digerir la madera por sí mismas, se aprovechan de una simbiosis con unos protozoos que viven en su interior para digerir la celulosa.

Las larvas de los escarabajos xilófagos tienen enzimas especiales que les ayudan a digerir la celulosa de la madera por ellas mismas.

Dificultad de detección

Las termitas son más difíciles de detectar ya que no hacen ruido ni dejan restos de serrín fuera de la madera infestada. Aunque las termitas aladas pueden salir fuera del termitero y ser detectadas o dejar sus alas formando pequeños rastros que las pueden delatar.

La carcoma es más fácil de detectar que la termita ya que dejan un característico rastro de serrín por fuera de la madera de la que se están alimentando. Además hacen un poco de ruido al comer y al aparearse que se puede percibir sin la necesidad de herramientas especiales.